Consejos

Sugerencias de TCC | Técnico en Seguridad Laboral

El TCC del técnico en seguridad laboral es una jornada llena de dudas, preguntas y encrucijadas. Y, para que la entrega del TCC (Trabajo de Conclusión de Curso) sea exitosa, es necesario trazar el camino de forma bien planificada. Por eso, preparamos esta publicación con sugerencias de TCC y la intención de ayudar a futuros técnicos en seguridad laboral a recorrer los primeros pasos a un TCC bien fundamentado.

Todo TCC empieza en el Tema

Buena parte de las instituciones permiten que el alumno elija el tema que desea trabajar en su TCC. A algunos les gustan esa libertad, mientras otros sienten inseguridad sobre que elección es la correcta. Una buena sugerencia es nunca dejar la elección del tema para el último momento. Busca investigar posibles temas para tu TCC ya en los primeros meses del curso. Debes profundizar para entenderlos y que estén claros cuales temas son más acorde. Guarda todos los materiales buscados para consultas futuras. Esto también va a ayudarte a solucionar dudas que surjan a lo largo del camino del TCC.

¿Cómo elegir el tema de mi TCC?

Evita temas comunes o que sean de la preferencia de la mayoría si tu no estás de acuerdo con ellos.

Para que tu jornada sea más placentera y para minimizar dificultades, elije temas que tengas una facilidad, afinidad o interés. Si encontras algún tema para tu TCC que reúna estos tres objetivos, ve por él.

Si hay algún tema que ya hayas trabajado en prácticas, seguramente es lo más indicado para ti, pues contarás con la experiencia y será más sencillo.

Posibles Temas para tu TCC

  • Seguridad laboral: altura;
  • Trabajando en espacios confinados;
  • Seguridad laboral: construcción civil;
  • Programa de prevención de riesgos ambientales – PPRA;
  • La importancia de la utilización del epp;
  • Accidentes de trabajo: programas de prevención;
  • EPPs más utilizados en Brasil;
  • Importancia de la utilización de protectores auriculares;
  • Programa de control médico de salud ocupacional – PCMSO;
  • Seguridad laboral y dds: la importancia del diálogo;
  • Accidente de trayecto;
  • SESMT – la importancia de servicios especializados en ingeniería de seguridad y en medicina laboral;
  • Seguridad laboral: primeros auxilios;
  • Seguridad laboral: fuego y arco eléctrico.

No dudes en buscar al Orientador del TCC

Tu orientador, será elegido por ti o por la institución, él está ahí para ayudarte a formar el mejor TCC posible. Búscalo desde el inicio, desde la elección del tema y busca con él las respuestas para toda y cualquier duda que pueda surgir.

Si ustedes tienen encuentros periódicos con el orientador, tomen nota de todo al respecto de su TCC que pueda causarles duda o llevarlos a otros caminos. Pueden ser caminos interesantes, o no. Tú y el orientador, platicando, llegarán a las mejores conclusiones.

El orientador de tu TCC siempre va a tener fuentes interesantes y fiables, va a ayudarte en el proceso de elaboración, del lenguaje y de la presentación de tu trabajo. Él es un especialista, ¡aprovéchalo!

Ten un Plan de Acción

Elegido el tema del TCC, es hora de dedicarse a una estrategia. Solamente después de definir las metodologías, elabora un cronograma. Preferentemente, realiza esto con mucha antelación, pues es un trabajo que exige organización y paciencia.

Después, va al táctico: investigación, selección de fuentes, clasificación de información. Si no se ha preguntado todavía, esa es la última oportunidad: ¿cómo es la historia que desea contar en su TCC? ¿Cómo puede usted contar esa historia de la forma más objetiva posible? dentro de las reglas de redacción y documentación del TCC?

Después que el TCC esté listo, analiza de forma crítica, cambia lo que piensas que puede mejorar. Solamente toma precaución para no dar esta tarea en la mano de la inseguridad. Esta puede hacerte perder el hilo. mantente enfocado en tus objetivos y, si deseas cambiar algo, hazlo si es solamente fundamental para el mejor desarrollo del TCC.

Nunca Copies

En tiempos de Google, quizás imaginas, que en una noche que estas muy cansado, y planeas copiar y pegar la información directo del Internet para tu TCC, pero nuestra recomendación es que NUNCA lo hagas. Además de constituir plagio, el documento pierde el lenguaje original, convirtiéndose en un collage bizarro de ideas picadas y confundiendo a quien se destina el TCC.

En cambio, guarda tus búsquedas, recopílalas en un documento, léelas, analízalas con una mirada crítica y después interpreta nuevamente según tu visión para el TCC.

Está todo en los Detalles

Todo TCC tiene reglas académicas que no se pueden subvertir. Por ejemplo, la portada, generalmente debe ser dura y debe contener:

  • Tema del TCC;
  • Nombre de la institución de enseñanza;
  • Nombre del curso;
  • Nombre del alumno que lo elaboró;
  • Asignatura a trabajar;
  • Ciudad;
  • Fecha

La contraportada o caratula del TCC debe contener estos mismos datos que están en la portada, pero en formato diferente. Algunas instituciones solicitan que también se use la contraportada para exponer un perfil del autor que relate en breves líneas su experiencia con el asunto, formaciones, datos personales, entre otros datos que pueden variar. Atención a esas minuciosidades.

Algunos alumnos optan por hacer dedicatoria en el TCC, para personas que los ayudaron a llegar allí, en la vida de una manera general. Pero eso es opcional en la mayoría de los casos. Si piensas en hacer una dedicatoria, intenta ser breve y objetivo. Es posible hacer una buena dedicatoria en solamente dos líneas.

La dedicatoria es diferente del agradecimiento, que también suele ser opcional en el TCC. En el agradecimiento, debes contemplar las personas que formaron parte de ese logro en específico: maestros, especialistas, consultores sin los cuales tu TCC no habría salido del papel.

Revisión Ortográfica del TCC

Poca gente da importancia a la revisión, muchas veces lo hacen de última hora, pero, estos son detalles que pueden echar el TCC a perder.

Un TCC es un trabajo con una inmensa cantidad de texto. Es imposible que haya un error.

Aún más cuando se realiza por diversas personas, que casi siempre están cansadas y se quedaron horas mirando el mismo texto en la pantalla. Eso deja la mirada viciada y son en esas horas que los errores escapan a los ojos.

Es necesario que el revisor del TCC sea alguien de fuera, que pueda leer el trabajo con ojos frescos y debe ser un especialista en lengua portuguesa. Existen, actualmente, empresas especializadas en revisión ortográfica. Busca esas empresas, así como la solicitud de presupuestos en la agenda de su TCC.

Por fin, la parte más difícil de un TCC es la hoja en blanco. Después que empiezas, todo «engrana». Cuando estas inseguro de empezar, acuérdate que es mejor empezar así, con tiempo, para después revisar y reescribir, que esperar a hacerlo todo corriendo.

¡Esperamos haberte ayudado y les deseamos buena suerte a los futuros alumnos en su TCC!