Generales

La Evolución de la Pirámide de Desviaciones

La Pirámide de Desviaciones (o pirámide de accidentes) toma en cuenta una verdad muy simple: no existe accidente laboral que no ocurra por alguna causa.

Estudios indican que la primera pirámide de desviaciones tiene origen en la obra de Herbert William Heinrich, Industrial Accident Prevention, en la década de 30. Según Heinrich, cada 300 accidentes sin lesiones llevarían a 29 accidentes con lesiones ligeras y a un accidente con lesión paralizante. Ahí nace la Pirámide de Heinrich.

Heinrich, junto a Roland P. Blake, ya había concluido que accidentes laborales con o sin lesiones ocurren por diversos factores. Algunos ejemplos de causas predominantes en sus análisis – más de acuerdo con datos estadísticos que con una lógica dominante – fueron:

  • Personalidad del trabajador;
  • Falla humana en el ejercicio del trabajo;
  • Práctica de actos inseguros;
  • Condiciones inseguras en el lugar de trabajo.

Sus estudios concluyeron también que, si una actitud llevaba a la otra, la secuencia de eventos que llevaban a los accidentes se podría interrumpir al removerse una pieza del camino.

En su pirámide de desviaciones, Heinrich enumera el error humano antes de cualquier otro factor causador del accidente. Así, ese se volvió el punto central de la prevención. Actitudes, habilidades y conocimiento entran en esa pauta. Pero no se puede dejar de lado otros factores, tales como:

  • Malas condiciones alimentarias;
  • Enfermedades;
  • Medicamentos que alteran la percepción;
  • Uso de drogas lícitas o ilícitas;
  • Malestar físico o emocional;
  • Presión excesiva;
  • Jornadas de trabajo excesivas;
  • Falta de atención;
  • Problemas de entrenamiento;
  • Condiciones ambientales adversas;
  • Malas condiciones de trabajo.

30 años después de la pirámide de desviaciones de Heinrich, el ingeniero Frank Bird Jr. publicó la obra Damage Control. Bird consideraba 4 aspectos fundamentales para el control de pérdidas: información, investigación, análisis y revisión del proceso.

Así, la Pirámide de Bird concluyó que, para cada accidente con lesión paralizante, ocurrían:

  • 100 accidentes con lesiones no paralizantes.
  • 500 accidentes con daños a la propiedad.

Así fue hasta el fin de la década de 1990, cuando DuPont alió sus 200 años de existencia a los estudios anteriores y creó su propia pirámide de desviaciones.

Esa versión contó con el aumento de un nuevo nivel.

Una vez que Heinrich y Bird volvían la atención a pérdidas indemnizatorias, DuPont enfocó en la prevención de riesgos. La pirámide de desviaciones pasó entonces a considerar que cada 30 mil desviaciones llevan a:

  • 3 mil accidentes.
  • 300 accidentes sin alejamiento.
  • 30 accidentes con alejamiento.
  • 1 accidente fatal.

 

Las tres pirámides de desviaciones tienen dos factores en común: sus valores crecen multiplicados por diez y la prevención es la primera medida a tomarse para se impedir accidentes. Cada una de ellas ayudó a reducir el número de accidentes en los últimos 70 años. Pero ellas también nos enseñaron que siempre es posible evolucionar estudios consagrados. Aún más hoy, cuando los cambios ocurren con una rapidez increíble, alterando constantemente los entornos laborales.