Día a día

Seguridad Laboral en Escuelas

Seguridad laboral en escuelas es un tema que merece tanta atención como el Proyecto Político-Pedagógico (PPP), el nivel del aprendizaje de los alumnos o la formación continuada de sus maestros. Si las cuestiones estructurales de una escuela no garantizan la seguridad laboral, todo el restante puede resultar en vano.

Entre las cuestiones que circundan el tema seguridad laboral en escuelas están la compra y el mantenimiento de equipos adecuados a todas las tareas allí realizadas, evitando riesgos y enfermedades ocupacionales.

Muebles adecuados y mala postura son grandes villanos contra la seguridad laboral en escuelas, causando problemas como lesión por esfuerzo repetitivo (LER), enfermedad osteoarticular relacionada al trabajo (DORT), lumbalgia ocupacional (hernia discal) y dolores lumbares.

Actitudes aparentemente simples como barrer el suelo o agarrar ollas pueden ser amenazadoras a la salud de encargadas de la cocina y limpiadoras, si la escoba es corta o la olla muy pesada, especialmente si el equipo es reducido.

Seguridad laboral en escuelas: Limpieza e Higiene

Las trabajadoras de limpieza en las escuelas a veces sufren consecuencia del contacto con productos químicos, que se manifiestan como dermatitis e irritaciones en las vías aéreas.

Guantes, máscaras y un trabajo de gimnástica laboral son medidas fundamentales para prevenir estos problemas silenciosos que, una vez instaurados, pueden incapacitar los profesionales para el trabajo.

El agua también constituye un problema o una solución. Todo edificio escolar debe tener instalaciones sanitarias ventiladas, adecuadas, limpias y que proporcionen agua potable. Y toda propuesta pedagógica debe contemplar educación sanitaria y ambiental para empleados, estudiantes y también sus familias.

Aunque la legislación brasileña y la Organización Mundial de Salud (OMS) afirmen que la salud es un derecho de todos y un deber del Estado, el Ministerio de Educación (MEC) indica una evidente desigualdad en los servicios de agua y saneamiento en Latinoamérica, especialmente en las zonas rurales. Pero, para una buena relación de seguridad laboral en escuelas, la institución de enseñanza no debe limitarse a información, incorporando medidas de seguridad y ampliando áreas de capacitación para una vida más saludable. Eso va más allá de higiene y salud en la teoría, reforzando buenos hábitos y actitudes de todos que frecuentan el entorno escolar.

Alimentación

Como cualquier establecimiento que vende o distribuye alimentos, los comedores escolares están sujetos a normas sanitarias, que exigen que el establecimiento tenga un responsable técnico por el uso de prácticas adecuadas respecto a la manipulación de alimentos, higiene, almacenamiento y eliminación de residuos. La ausencia de cualquiera de esas preocupaciones puede llevar a la interdicción del comedor, multas, despido de los empleados e indemnizaciones a las víctimas de intoxicaciones.

Vandalismo

No es raro que las escuelas conviven con grafite y depredación, tanto externas como internas, que vienen muchas veces de los propios estudiantes. Estudios indican como las razones que llevan a estos actos de violencia las vulnerabilidades sociales, las discriminaciones y la falta de perspectiva de trabajo y futuro, aliadas a la harta oferta de drogas lícitas e ilícitas en el alrededor de la escuela. Eso forma un caldo de cultura inestable que culmina en la violencia en clase, en los patios, en las canchas y en los demás ambientes de las escuelas.

Otras investigaciones revelan también que intervenciones externas y autoritarias solamente agravan el problema. E indican que sería fructífero, en ese sentido, transformar represión en expresión, por medio de un diálogo abierto entre estudiantes y el Consejo Tutelar, entrevistas con autoridades de seguridad local, además de la transformación de expresiones negativas como grafites en manifestaciones artísticas de los propios alumnos, por ejemplo, al transformar el muro de la escuela en un mural, motivando la creatividad.

Medidas de Prevención

Atención al Número de Empleados – El PPP debe contemplar un número de empleados adecuado al número de proyectos de la escuela. El principal parámetro para saber el nivel de responsabilidad que se trata la seguridad laboral en las escuelas es la presencia o ausencia de sobrecarga física o psíquica entre los empleados.

Saber oír y comprender – son los propios empleados de las escuelas que van a indicar como están desempeñando sus funciones, así como los cambios necesarios para contribuir con la seguridad laboral en escuelas. Por eso, sus opiniones merecen toda atención de los gestores, sea en charlas informales o en reuniones periódicas.

Evaluación del Ambiente – El Programa de Prevención de Riesgos Ambientales (PPRA) es obligatorio a todas las empresas que tienen empleados contratados desde el 1994. El PPRA tiene el objetivo de analizar los más diversos ambientes de trabajo para detectar situaciones de riesgo que pueden ocasionar accidentes laborales o enfermedades ocupacionales y ofrecer medidas de prevención. Los técnicos detectan:

  • Agentes físicos como temperaturas extremas, radiación o ruido;
  • Agentes biológicos, como hongos, bacterias o parásitas;
  • Agentes químicos, como polvos, vapores o gases.

Capacitación en Seguridad Laboral en Escuelas – talleres y entrenamientos con personal especializado, entre otras medidas de orientación, se deben adoptar como orientación y conciencia de seguridad laboral en escuelas.

Seguridad Laboral en Escuelas: Conclusión

La educación es un proceso vivo y, exactamente por eso, es importante que la seguridad laboral en escuelas sea materia de discusión continua, en especial en reuniones del Consejo Deliberativo, que fomenta el diálogo entre profesionales de la educación, alumnos, padres y responsables. Solamente el diálogo puede presentar una propuesta mejor de los principales problemas. Solamente garantizando la seguridad de la comunidad y trabajando la ciudadanía es posible garantizar la seguridad laboral en escuelas que a ella pertenecen, sea por el compromiso en movimientos sociales de mejoras, sea participando de políticas más amplias vinculadas a la legislación.