Día a día

Los tipos de polvos y sus respectivos riesgos

Aprende sobre los diferentes tipos de polvos y los peligros que estos pueden representar al trabajador

No siempre el peligro está en grandes herramientas o en lo que podemos mirar. A veces, está en pequeñas partículas que se liberan sin que lo notemos. Sí, estamos hablando de polvo y sus peligros, a pesar de que son causados por algo tan minúsculo, son muy peligrosos.

hombre trabajador manipulando herramienta con polvo

Polvo es, básicamente, una partícula sólida producida por una ruptura mecánica de sólidos, por medio de procesos de molienda, fricción, impacto, etc. Están caracterizadas de la siguiente manera: minerales, alcalinas, vegetales y metálicas. Para identificar mejor cual es cual, y cuales son sus respectivos riesgos al trabajador, nosotros te explicamos un poco sobre cada una.

Polvo mineral:

Son polvos producidos, principalmente, en perforaciones, extracción mineral, explosión, trituración de piedras, etc. Este tipo de polvo causa el 8% de los accidentes fatales en el trabajo. Aunque los minerales tengan sus composiciones diferentes, en lo general, todos ellos generan polvo sílice, que es muy nocivo a la salud, y puede incluso, causar cáncer. Para protegerse de este tipo de polvo, es imprescindible usar equipos de protección respiratoria completa.

Polvo alcalino:

Es originario, principalmente, de la caliza y es responsable por enfermedades pulmonares crónicas, como enfisema pulmonar.

Polvo vegetal:

El trabajador que ejerce actividades en el campo, como en campos de algodón, caña de azúcar, etc., está expuesto a polvos vegetales, que se liberan de ese tipo de actividad, u otros tipos de contacto con estos materiales, como tejeduría, por ejemplo. La enfermedad ocupacional más común, en este caso, es la bisinosis.

Polvos metálicos:

Son provenientes de actividades que involucren metales, como lijado de piezas, por ejemplo. Esas partículas ofrecen al trabajador enfermedades del sistema respiratorio y, también, fiebre y escalofríos. El uso de equipo de protección con guantes y máscaras, junto a un ambiente ventilado, reducen los riesgos de este tipo de actividad.

trabajador manipulando herramienta con polvo y con epp

Para prevenir estas enfermedades:

Las medidas de control más indicadas para este tipo de peligro deben ser tanto individuales como colectivas.

Colectivas: humidificar el ambiente (lavando el piso, por ejemplo), ventilar el local, etc.

Individuales: suministrar protectores respiratorios, aparatos purificadores (máscara a filtro), máscaras protectoras y guantes.

Es importante quedarse siempre atento a los peligros del polvo, porque no siempre el peligro es visible.