Consejos

Solventes orgánicos: aprende todo al respecto y cómo evitar lesiones

Los solventes son muy usados en las industrias en algunas etapas de la fabricación de los productos. Estos sirven para la aplicación de pinturas, barniz, adhesivos, en la extracción de aceites o incluso en la limpieza e desengrasado de piezas de máquinas, entre otras actividades.

Los solventes son líquidos cuya propiedad es disolver las sustancias sin modificar sus naturalezas o sus estructuras moleculares. El agua es el más común de los solventes, junto con el alcohol y la naftalina, cada uno con sus ventajas y desventajas. Por ejemplo, el agua es perfecta para disolver la sal, pero no es tan efectiva con las grasas o aceites. En tales casos, tenemos que recurrir a otros tipos de solventes: los orgánicos.

¿Qué son los solventes orgánicos?

Los solventes orgánicos se llaman así por derivar del petróleo y se constituyen básicamente por largas cadenas de carbono. En común tienen índices parecidos en:

  • Volatilidad- facilidad para pasar del estado líquido al estado gaseoso;
  • Solubilidad- capacidad de disolverse en otra sustancia;
  • Diluyentes- aumenta la temperatura y disminuye la viscosidad de las sustancias;
  • Dispersantes- reduce la tensión superficial entre el aceite y el agua, o sea, auxilia en la dispersión del aceite en gotitas en el medio acuoso;
  • Solubilizantes- hace que la solución sea homogénea.

Es importante recordar que los solventes orgánicos presentan dos grandes peligros: la combustión y la evaporación. Por lo tanto, es importante prestar atención a la cantidad manejada, y también a los contenedores donde se almacenan.

La combustión es un problema porque los solventes orgánicos se encienden a temperaturas no demasiado altas. Por lo tanto, si es necesario calentarlos, es esencial seguir cada paso para su manipulación y las reglas de seguridad para evitar peligros.

Otra preocupación necesaria cuando se manejan solventes orgánicos es la evaporación, ya que su volatilidad es alta incluso a temperatura ambiente.

Evaporación: uno de los principales problemas de un solvente orgánico

  1. Los solventes generalmente se evaporan muy rápidamente. Por lo tanto, es necesario saber cómo almacenarlos en lugares sellados, lejos del contacto con otras sustancias y también lejos del calor. Cuanto mayor sea el área de contacto entre el solvente y el aire, mayor será la evaporación.
  2. Los solventes se evaporan más rápido con el aire en circulación que con el aire parado. Por lo tanto, siempre es necesario tener en cuenta la ubicación de almacenamiento de un solvente orgánico al manipularlo.
  3. El lugar de almacenamiento también debe presentar temperatura baja. Muchos solventes se evaporan a temperatura ambiente cuando entran en contacto con el aire.

¿Cómo manipular correctamente un solvente orgánico?

Antes de manipular cualquier solvente, primero conoce los riesgos:

  • Observa el ambiente alrededor y planifica la manipulación del solvente orgánico cuidadosamente antes de empezar;
  • Recuerda los índices de evaporación del solvente y manipularlo hasta el límite de seguridad;
  • Conoce todas las informaciones posibles sobre el solvente. Busca informaciones en las etiquetas o con el fabricante en caso de que el solvente sea muy volátil y altamente inflamable. Elige usar esencias minerales, que son reemplazos seguros.
  • No manipules el solvente sin el EPP adecuado. Manipularlo siempre con guantes, máscaras y gafas protectoras.

La manipulación de solventes orgánicos, hecha con EPP correctos y respetando la naturaleza de la sustancia (volatilidad e inflamabilidad, por ejemplo), garantizan mucha más eficacia en la utilización. Nunca resigne su seguridad y la seguridad de los demás cuando se utilicé un solvente orgánico. Es fundamental almacenarlo de forma segura y mantenerlo lejos de las altas temperaturas.

Cuando se trata de seguridad, DuPont se esmera en compartir información. Ya sea sobre EPP´s o incluso sobre productos usados el día a día en la industria, lo importante es garantizar la comodidad y el bienestar de todos.