Día a día

Campana extractora: ¿cómo funciona? Y, ¿cómo protegerse correctamente?

Todos los laboratorios que trabajan con la manipulación de productos químicos, tóxicos, vapores o partículas en concentraciones perjudiciales a la salud debe contar con un ítem esencial: la campana extractora. También llamada campana química, esta es considerada como un EPC – Equipo de Protección Colectiva, y es el espacio de seguridad en que este tipo de trabajo debe ser realizado.

¿Cómo funciona la campana?

Esta es una especie de “aspirador” que absorbe los vapores producidos en la manipulación de los productos, llevando el aire tóxico hacia afuera del ambiente – generalmente laboratorios químicos, microbiológicos y centros de investigación. Así, potenciales reacciones dañinas a la salud, como derrame de productos químicos y fuego, no se desparrama por el lugar de trabajo, garantizando la salud y la seguridad de todos.

Manos a la obra: ¿cómo protegerse en el momento de usar la campana?

Actualmente en Brasil, todavía no existen normas específicas de uso de las campanas extractoras. La alternativa no oficial para garantizar la protección del usuario viene siendo la adopción de normas internacionales, como EN 14175. Independientemente de ello, algunas medidas pueden ser adoptadas para garantizar la mayor protección posible en la utilización de este equipo.

Antes y durante: buenas prácticas de uso de la campana de extracción

Antes de utilizar la campana

  • Separe y viste los equipos de protección personal necesarios, como delantal, guantes y anteojos.
  • Mantente entrenado para usar los equipos, certifícate para aprender cómo usarlo por completo.
  • Mantente enterado de los peligros que los productos manipulados pueden ofrecer.

Durante la utilización de la campana

  • Cuidados básicos: enciende el extractor y nunca coloques tu cabeza dentro de la campana.
  • No dejes que nada bloquee el flujo de aire en el fondo del equipo.
  • Cuando el material esté dentro de la campana, manténgalo por lo menos 10 cm de distancia de la guillotina, que debe estar siempre bajada.

 

Nunca es demasiada seguridad. Incluso una campana de extracción, que ya es un equipo de protección, exige atención y otros EPPs. Sigue acompañando nuestro Blog para más sugerencias y contenidos exclusivos sobre protección en el trabajo.