Día a día

¿Qué sucede en el cuerpo tras un choque eléctrico? ¿Cómo evitarlo?

Recibir un choque de corriente eléctrica en el cuerpo humano, puede tener secuelas irreversibles o, incluso, daños fatales. Según las últimas encuestas realizadas por ABRACOPEL – Asociación Brasileña de Concienciación para los Peligros de la Electricidad en 2018, fueron registrados, 1424 accidentes ocasionados por corriente eléctrica en Brasil. Es primordial entender que un choque eléctrico sólo sucede si hay un circuito completo, o sea, si la electricidad pasa por dos puntos (positivo y neutro), generando un flujo de corriente eléctrica.

¿Cómo medir el flujo de corriente eléctrica en el cuerpo humano? 

Cuando un cuerpo pasa a ser parte de un flujo de corriente, la intensidad puede ser medida de tres maneras:

  • Intensidad del flujo de corriente eléctrica a través del cuerpo;
  • El camino que este flujo de corriente recorre mientras pasa por el cuerpo;
  • El tiempo que el cuerpo fue parte de la corriente eléctrica.

Nuestro cuerpo no posee ninguna protección interna contra descargas eléctricas, pero existen algunos hechos que pueden ser cruciales para determinar la cantidad de flujo de corriente que pasará a través de este. Estas son:

  • Condición física;
  • Humedad de la piel;
  • Constitución orgánica entre hombres y mujeres.

Importante: cuando hay piel humeda, la electricidad puede penetrar aún más rápido a través de la corriente sanguínea y de los tejidos que recubren el cuerpo. Siempre es importante recordar que a medida que el voltaje de la descarga aumente, menor será la resistencia de la piel.

¿Cuáles son las consecuencias más graves de un accidente ocasionado por una descarga de corriente eléctrica?

  • Paro respiratorio, pues la contracción del músculo se vuelve tan intensa a punto de bloquear la circulación interna del aire;
  • Paro cardíaco, motivado por la contracción de los músculos también;
  • Fibrilación cardíaca, cuando los latidos son rápidos e irregulares, evitando que el corazón bombee sangre;
  • Hemorragias y pérdida de tejidos musculares y nervios, ocasionados por el calor del choque eléctrico.

La gravedad de las consecuencias varía de acuerdo con el flujo de corriente eléctrica. Entonces, cuanto más bajo el voltaje de la corriente y más rápido la persona reciba auxilio, más leves pueden ser las secuelas. Algunas de ellas son náuseas, quemaduras, mareos, latidos cardíacos alterados, hormigueo y ardor. Ahora que ya entendemos cómo una corriente eléctrica puede manifestarse en el cuerpo humano y sus consecuencias, llegó el momento de entender cómo evitar este tipo de accidente.

4 maneras de evitar accidentes con la corriente eléctrica

  1. Seguir la NR10 (Norma que tiene el objetivo de garantizar la seguridad de los trabajadores que poseen alguna interacción con materiales que utilizan electricidad).
  2. Realizar manutención periódica de las herramientas de trabajo, garantizando que el colaborador pueda desempeñar su función con seguridad y tranquilidad.
  3. Proveer entrenamientos de seguridad a los colaboradores es una actitud de extremada importancia, para capacitarlos a usar todos los recursos de la industria con cautela, disminuyendo las posibilidades de que ocurran accidentes.
  4. Utilizar equipos de protección: cada actividad tiene un riesgo específico, siendo así necesario usar el EPP correcto para evitar que sus colaboradores corran peligro. Para interacción con la electricidad, lo ideal es optar por EPPs específicos contra arco eléctrico, como Nomex®.

 

Ahora que entiendes las consecuencias de una corriente eléctrica penetrando en el cuerpo humano y sabes cómo evitar un accidente, ¡Llegó el momento de poner en práctica las sugerencias de prevención! En definitiva, ¡La seguridad de tus colaboradores es primordial, y DuPont está contigo para garantizar calidad, comodidad y tranquilidad para el uso cotidiano de tu equipo!