Consejos

Cables de Acero: ¿qué necesitas saber para su conservación?

Los cables de acero son una especie de cuerda de dos o más hilos torcidos o entrelazados, producidos con acero flexible, resistente y durable. Actualmente, se usan para diversos tipos de servicio como sostener objetos, elevar, soportar y dar estabilidad para equipos y cargas diversas.

En el medio industrial, estos son más utilizados que las cuerdas de fibra, ya que tienen mayor fuerza con el mismo diámetro y peso. Su resistencia no se altera, independiente de las condiciones climáticas. Y debido a su alta durabilidad, es el mejor costo-beneficio a largo plazo del mercado.

Sin embargo, es esencial realizar inspecciones constantes para preservar la vida útil de los cables de acero de su empresa. Pero después de todo, ¿sabes qué hacer en el caso de que se dañen?

 

Mantente atento a los daños más comunes

Se debe realizar la inspección de los cables de acero de forma periódica por un profesional de Seguridad Laboral y también diariamente, por los colaboradores que manejan los cables. Como estos materiales están siempre bajo mucha presión, se debe tener mucho cuidado al efectuar sus inspecciones.

Indicios de corrosión, desgaste o flexión

En este caso, lo mejor es desechar el cable. Las cuerdas de acero, cuando ya están dobladas, no se pueden reparar.

Alambres rotos

En el caso de haber alambres rotos o que no están dentro de las normas de seguridad, ¡reemplácelos inmediatamente! Si notas que el cable ha sido aplastado, aplanado, abierto (en forma de «jaulas») o cualquier otro daño que cause su distorsión, es esencial desecharlo también.

 

Ahora que sabes los problemas más recurrentes, conoce los mantenimientos que se pueden hacer para garantizar la eficiencia de los cables y la seguridad de quien trabaja con ellos.

 

Cómo hacer el mantenimiento de sus cables

Lubricación correcta

El cable debe estar bien lubricado y almacenado para que no haya corrosión y otro tipo de daño. Compruebe siempre la calidad de los empalmes y conexiones y, a los primeros signos de imperfección, ¡intente corregirlos inmediatamente!

Metal de sacrificio

Los cables que están en ambientes externos están expuestos a la oxidación y para ellos se indica el uso de un metal de sacrificio. Normalmente este metal es un ánodo – un electrodo al que migran los iones negativos – que se pone en contacto con el cable de acero para crear una capa protectora que hace un blindaje temporal. Sirve para proteger la durabilidad de los cables y se puede sustituir cuando sea necesario.

 

Los cables de acero pueden perjudicar tanto los ojos como las manos de quien trabaja con ellos. Por eso, equipos como los guantes de DuPont™ Kevlar® son esenciales: promueven protección fuerte, cómoda y duradera contra cortes y abrasiones. Es la confianza que todos los colaboradores necesitan para realizar un buen trabajo y, por supuesto, con toda seguridad necesaria para el dia a dia.

Posts relacionados: