Consejos

Guía completa para sobrevivir a un incendio

Imagínate que estás en casa, en el trabajo, en algún edificio comercial, haciendo compras en alguna tienda o hasta en un espacio público y de repente eres sorprendido por un incendio.

No importa dónde te encuentres, preparamos una guía para ayudarte a saber qué hacer en cualquier situación como esta.

 

Recuerda que tu peor enemigo tiene nombre: humo.

El humo, el calor y los gases pueden dejarte en estado de shock y matarte mientras intentas respirar. Si te atrapa el humo, no entres en pánico: acuéstate en el piso y arrástrate. El humo es más liviano que el aire y tiende a ocupar primero los espacios superiores.

 

Próximo enemigo: ascensor.

Ya que este puede aprisionarte. Si los comandos del ascensor son activados por el calor, este puede ser forzado a ir hacia el lugar donde está el fuego – y no te gustaría estar allí adentro en ese momento.

Por eso, haz un recordatorio mental de las diversas salidas de incendio siempre que estés en un restaurante, cine o teatro, por ejemplo. Usa las escaleras para llegar a los niveles abajo de donde es el incendio.

 

Donde hay humo, hay fuego.

Humo u olor a quemado pueden significar el inicio de un incendio. Sintiendo cualquier señal, evita salir por la entrada principal porque seguramente estará llena. Busca las salidas laterales que normalmente están señalizadas.

 

Recomendaciones que pueden salvar la vida de quien vive o trabaja en edificios

  • Si vives en un edificio, instala un detector de humo en la parte de afuera del área de los dormitorios.
  • Busca siempre las salidas de emergencia y las cajas de alarma más cercanas a ti.
  • Ten siempre en mente el número telefónico de los bomberos.
  • Mantente atento al sentir un fuerte olor a humo.
  • Cierra las puertas atrás de ti.
  • Usa las escaleras y nunca los ascensores.
  • Ten en mente un plan de emergencia de salida (pregúntale eso al síndico).

 

Si te quedas atascado, es importante mantener la calma.

  • Trata de orientar a las personas más desorientadas.
  • Piensa.
  • Arrástrate si hay humo. Aguanta la respiración y cierra los ojos siempre que sea posible.
  • Mantén las puertas cerradas entre tú y el humo. Trata de cubrir los espacios alrededor de las puertas con trapos y paños; si es posible, mojarlos.
  • Desconecta todos los aparatos que hubiera.
  • Avisa por la ventana. En caso de que haya teléfono, llama a los bomberos e informa tu localización, aunque ellos ya estén presentes.

 

Sigue nuestras orientaciones y mantente siempre prevenido, esta es la mejor forma de mantener a ti y a tu familia seguros.