Consejos

Todo lo que debes saber sobre la protección térmica antes de elegir guantes

Estudios recientes apuntaron que el 35% de los accidentes que suceden con los trabajadores son lesiones en los miembros superiores, como manos, antebrazos y brazos. Pensando en la protección y en la mayor seguridad para ellos, la industria ha desarrollado materiales cada vez más resistentes para numerosos peligros.

La tecnología Kevlar®, por ejemplo, desarrollada y perfeccionada por DuPont, ofrece no solo protección contra corte, abrasión, arco eléctrico y perforación extrema, sino también protección contra llamas, altas temperaturas y peligros de soldadura.

Más que tener confianza en la marca y en el proveedor, existe una norma que garantiza que el consumidor esté realmente protegido contra los peligros térmicos. Es la llamada EN 407.

 

EN 407 y el combate a los peligros térmicos

Esta norma es un requisito básico de seguridad para la elección de los guantes de los colaboradores, responsable por garantizar toda la protección que incluye calor y llamas. Dentro de la EN 407, en total, existen 6 requisitos que pueden pasar por pruebas para que los guantes reciban un Certificado de Aprobación:

  • Propagación de pequeñas llamas
  • Calor de contacto
  • Calor por convección
  • Calor radiante
  • Impacto de salpicaduras de metal
  • Grandes cantidades de metal

Los niveles de rendimiento son medidos de 1 (menor protección) hasta 4 (mejor protección). Los guantes solo son considerados de calidad cuando estos ofrecen determinados tipos de resistencia. Cuanto mejor sea el desempeño de los guantes, más posibilidades de que el equipo se mantenga seguro.


Resistencia a la inflamabilidad
: esta prueba se basa en el período en que la tecnología de los guantes sigue propagando la llama y mantiene su incandescencia aún después que la fuente de calor sea anulada.

Resistencia al calor de contacto: basado en la temperatura, donde el colaborador no debe sentir el calor por, como mínimo, 15 segundos, aún después de estar expuesto a altísimas temperaturas, entre 100 y 500°C.

Resistencia al calor de convección: esta prueba mide por cuánto tiempo los guantes logran retardar la transferencia de alta temperatura, proveniente de una llama, para las manos del colaborador.

Resistencia al calor radiante: semejante a la prueba anterior, pero en este caso los guantes son sometidos a exposición de calor radiante.

Resistencia a pequeñas salpicaduras de metal fundido: usado para calcular el número de gotitas de metal fundido necesario para calentar determinados guantes.

Resistencia a grandes masas de metal fundido: aquí se observa el peso de metal fundido necesario para perforar una piel falsa, que en la prueba es colocada luego abajo de los guantes evaluados.

 

EN 407

EN 407

 

La próxima vez que elijas guantes de protección para tu equipo, no pongas las manos en el fuego: busca tener la seguridad de que estos cumplan con todos los requisitos de protección térmicos exigidos y que obtuvo la mejor evaluación del mercado en todas las pruebas de resistencia.

Posts relacionados: